Tareas.

Siempre he pensado que algún ancestro me inoculó el virus de la actividad por aquello de la moral calvinista. Me gusta ocupar mi tiempo con tareas que me hacer sentir bien, dibujar, leer, estudiar, hacer labores, oír música…, no hay que pensar que sea una hormiga en cada uno de los momentos de mi vida, también tengo mis horas de pereza, de galbana, pero me gusta pensar en retos y trabajos diferentes. De hecho enseño a mi generación siguiente a emplear su tiempo…

Emplear mi tiempo con otras personas tomando un café es muy gratificante y necesario, o poder pasear charlando, o hacer las compras para la comida…,y trabajar fuera de casa…, porque el tele-trabajo no se considera esencial. (Si no es esencial quizás sobren tantos funcionarios)…,

Si sabrán qué es esencial esas mentes preclaras…¿ Acaso las personas mayores tienen que dirigirse a una máquina para hacer gestiones administrativas cuando tenemos gran parte del país sin conexión a internet o sin las herramientas adecuadas?

Los seres humanos somos animales sociales, S-O-C-I-A-L-E-S, y necesitamos el contacto con otros. Eso no quiere decir que nos dediquemos a abrazarnos, tocarnos, besarnos, estrecharnos…, pero, ¿ese cierre perimetral de la ciudad está siendo efectivo o tiene tantos “coladeros” como excusas y eso, me sorprenden?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Violencia.

Otro año más nos enfrentamos a la fecha del 25 de noviembre Día Contra la Violencia de Género y no hemos cambiado en nada. No se si tenemos poca memoria o lo que sucede es que “no nos pasa a nosotras”, pero esta sangría de malos tratos, riñas, insultos, silencios…, ¿hasta cuando?

Porque siempre se habla de malos tratos físicos, pero los psíquicos…¿donde se quedan? Ese ignorar a la persona que tienes a tu lado y que dijiste que la querías…¿Qué ha cambiado…? ¿ella ya no te considera ese dios maravilloso que fingiste ser…? ¿es que ya ha abierto los ojos y ve demasiadas cosas….? Eso, puede dejar marcada para siempre la vida de esa persona. (inseguridad, temor, falta de confianza, etc.)

El silencio puede matar pero la pena, también.

Estamos cansadas de estadísticas y de esas otras víctimas colaterales (los hijos…, los abuelos, los adolescentes que se consideran “algo”…). La violencia no es solo hacia las mujeres, es hacia nuestro modo de vida, hacia la familia que queda rota, hacia nuestra libertad.

¿Hasta cuando? ¡¡¡¡ Vale ya !!!!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Deportistas o miedo?

No creo que sea “la fiebre de La vuelta ciclista a España” lo que haya hecho que las ventas de bicicletas se disparen y que casi no queden reservas en las tiendas, pero está claro que es algo muy curioso que a los españoles ahora nos interese más dar pedales para desplazarnos y que dejemos el coche aparcado, (siempre que no sea una distancia excesiva).

Supongo que el motivo es el cambio de vida que ahora se está haciendo más frecuente y está más relacionado con el miedo. Como nos da miedo contagiarnos, llegamos incluso a “mirar mal” a quien se nos acerca demasiado para hablarnos o rehuimos los autobuses o los transportes públicos. Tenemos miedo al contagio y sobre todo, que alguien cercano de positivo.

Las clases mantienen las ventanas abiertas, así que salimos a la calle y entramos en la clase con la misma cantidad de ropa de abrigo…, quizás no “pillemos el covid” pero un buen resfriado…, porque el frío que ahora nos acompaña y la niebla que nos deja helados con la humedad, nos hace quedarnos en casa si no hay necesidad para exponernos tontamente.

La estampa bucólica de la muchacha paseando con su bicicleta y un gran ramo de flores nos alegra porque pensamos que puede llegar la primavera y con ella los paseos por nuestros parques y jardines. Hay que pensar en positivo.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Familia

Esta bendita tierra se tiene mucha retranca, no es intención disimulada en la que queremos ocultar nuestra opinión, no, cuando decimos algo con claridad resulta tan claro que no cabe la menos duda y no por eso ofendemos a nadie.

Hay una jota muy gráfica que dice: “Qué sería de un baturro. sin la cabecica atada, si llevándolo atadica, dice las cosas tan claras”.

Aquí no somos tan diplomáticos como los franceses que llaman a los suegros: beau-père o beau-mère, a los cuñados: beau-frère o beau-soeur, aquí las cosas claras, que no dejen duda… La familia está compuesta por miembros de la misma sangre y cuando se quiere decir que son “familia política”, aquí decimos que son “de la parte de fuera”.

Eso no se dice con mala intención, sino simplemente por costumbre. De hecho, se dice “la joven o el joven de casa nuestra” refiriéndose a la nuera o al yerno. Son expresiones que se siguen usando y demuestran esa pertenencia o cariño hacia la familia política, o decir “mis consuegros”, no los suegros de mi hijo o de mi hija, son algo más tuyos.

Cada zona tiene sus costumbres. En la imagen, los abuelos están sentados y de pié están “el heréu, la joven (de casa nuestra) y el “joven” casado con la otra hija.

Publicado en Dibujos | Deja un comentario

¿Otra vez?

Vivo en una ciudad confinada. No se puede salir ni entrar a mi ciudad sin causa justificada, estamos sitiados…, pero no hay que ponerse tan dramáticos, simplemente estamos pudiendo entrar y salir del municipio, tenemos agua, comida, luz, ropa para abrigarnos, nos comunicamos por teléfono, por internet, tenemos distracciones…, asistencia médica, etc.etc.

Los que peor lo llevan son los niños, ¿no creéis?

Son lecciones que nos da esta pandemia y que podemos aprovechar. No necesitamos tantas cosas para estar bien. Ese afán de consumo y visitar tiendas…, pero, ¡si no puedes usar lo que compras…!

Hoy una amiga me contaba un chiste, decía: “En mi lavadora solo pongo los pijamas, hoy le he puesto un vaquero para lavar y me lo ha devuelto poniendo un mensaje: “Quédate en casa”.

Somos animales sociales, pero sin salud, creo que podemos dejas de ser sociales…

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Caminante…

Empezamos el camino de la vida sin nada, desnudos y descalzos (aunque algunos, por su situación social, no lo crean) y nos vamos a ir de esta vida igual, desnudos, sin nada.

Alejandro Magno, aquel que consiguió conquistar un imperio que llegaba desde Macedonia hasta los confines del mundo conocido, nos dio tres lecciones en una.

1.- Quiso que su féretro lo condujeran los más prestigiosos médicos de la época, para demostrar que contra la muerte nada se puede.

2.- Que sus manos estuvieran fuera del ataúd para que todo el mundo viera que no se llevaba nada al otro mundo.

3.- Y que las riquezas y tesoros que había ganado en esta vida se esparcieran por los caminos para demostrar que nada tenía valor, solo la vida.

Sabia lección de alguien que lo consiguió TODO y que reconoció que solo la vida y nuestras experiencias tienen el valor de haberla vivido.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

¿Incongruencias?

Todo el mundo puede sentir miedo o prevención para hacer actividades grupales, está claro, y más aún cuando estamos con la incertidumbre de saber qué podemos hacer y qué no, el número de participantes, las distancias, etc.

Eso de los confinamientos no lo tenemos claro porque nos los cambian de hoy para mañana, pero lo que resulta sorprendente es que no queramos hacer una actividad grupal (donde las distancias y protocolos son muy estrictos) pero nos vayamos a tomar un café con las amigas donde las mascarillas “bajan la guardia” para beber o comer alguna bollería.

No estoy criticando a nadie, yo también me puedo dejar llevar por la rutina, simplemente me sorprende la incongruencia de nuestro comportamiento.

No vamos a una actividad reglada (que tienen buen cuidado los organizadores de mantener los protocolos y que no se contagie nadie, por lo menos dentro de las instalaciones) pero vamos alegremente a un mercadillo callejero, nos paramos a charlar en la calle sin la distancia conveniente o hablamos a gritos…, ¡si no estamos sordos…!

¡No hay quien nos entienda!.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Cantar.

Siempre se dice de las personas que cantan bien, “tienen buen oído”. De niña siempre pensé que eso significaría que tenían las orejas más grandes…., (mi imaginación y mi lógica, siempre adelantando conclusiones.)

También existía una tradición de “que cuando se les cortaban las uñas detrás de la puerta a los bebés por primera vez, estos cantarías mejor”. Eso no creo que sea cierto pero mi mamá lo creía y a mi hermana tercera, que no se las cortaron detrás de la puerta, no consiguió entonar una canción prácticamente nunca.

Mi mamá decía que eso era la prueba porque las otras cuatro cantábamos bien, solo ella no entonaba y eso no era solo cuestión de herencia, era el corte de las uñas detrás de la puerta…

Aunque la práctica es muy importante para todo hay que reconocer que las cualidades naturales también tienen su importancia, porque como dice el refrán “lo que Natura no da, Salamanca no lo presta”.

Así que esto ¡Va por tí. hermana! no entonarías pero tenías otras capacidades y una gran generosidad.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

¿Ancianos?

En las sociedades orientales (China, Japón, etc.) los ancianos son respetados y se les considera como personas que, por su trayectoria vital, pueden enseñar a los jóvenes. En el mundo occidental se llegan a considerar casi “un estorbo”.

Una anécdota de hace una semana. Estoy en la biblioteca para apuntarme en una actividad y me indican que “debo hacerlo por internet”. Me quedo pensando…, ¿y aquellos que no tengan internet?, pero como no entendieron mi lentitud en la respuesta añadieron: “si no sabes, que te ayude tu hija”.

No tengo ninguna titulación de informática pero me habrá gustado explicarle que “antes de que ella naciera, yo estaba manejando ordenadores a nivel de usuario con programas de cálculo, manejo de textos y algunas cosas más, pero ¿me iba a poner a su nivel?.

Parece que, en el momento en que te paras a pensar…, ya eres torpe… Aquí hay que ser joven, agresivo e impertinente porque las personas que ya peinamos canas no estamos en la actualidad. Pobre sociedad, sin respeto hacia los demás, no creo que lleguemos demasiado lejos.

Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

¿Exigencias?

Yo entiendo que en estos momentos todos tenemos los nervios “a flor de piel” porque los contagios se están disparando por toda la geografía española (y mundial). La culpa la tiene esa pandemia que sigue sin darnos tregua. Hoy he tenido que acudir al ambulatorio de la Seguridad Social para recoger los resultados de unas pruebas con mi mascarilla FFP2 y todos los protocolos recomendados por las autoridades sanitarias.

Mi sorpresa ha sido que, cuando acudía con cinco minutos de margen para entrar, la enfermera de la puerta me ha impedido la entrada: “¿Qué hora tiene para entrar? Quédese en la calle”, me ha dicho,” y no puede entrar hasta que se lo diga yo”. Me quedé pensando…, ¿Habrá dormido en el sofá esta noche y por eso estaba de mal humor o es su manera de actuar?…, Pasada la hora de mi cita, me ha hecho pasar, con aspavientos desde el otro lado de la puerta de cristal…, me ha pedido el nombre, me ha puesto el hidro-gel y me ha tomado la temperatura.

Todo esto está muy bien, cuidan de nuestra salud y eso es importante pero las “maneras” dejan mucho que desear. Si tienen mucho trabajo (afortunadamente ellas lo tienen, otros españoles, no) no tienen que mostrar sus malos modos o sus nervios con los pacientes. Creo que nadie acude a una consulta con cita previa por pasar el rato, entre otras cosas, porque los ambulatorios y los hospitales no son los lugares que elegiríamos para hacerlo.

Afortunadamente todas las enfermeras no son así, suelen ser amables y educadas, por eso me ha sorprendido tanto su comportamiento y me ha recordado aquello de: “ponle a un inculto un uniforme y haré un tirano”

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios