Adam Diang.

Estaba oyendo a este señor y me pareció muy importante lo que decía, así que paso a compartirlo con aquellos que me leen.

“Todos debemos recordar que los discursos de odio anteceden a los crímenes de odio. El Holocausto no empezó con las cámaras de gas, comenzó mucho antes con discursos de odio. Debemos hacer todo lo posible para abordar los discursos de odio.

Recordemos, las palabras matan, las palabras matan tanto como las balas. Por eso debemos hacer todo lo posible para invertir en la educación de los jóvenes para que la próxima generación pueda entender la importancia de convivir en paz.

Debemos usar la palabra para que se convierta en una herramienta de paz, una herramienta para la unidad social, una herramienta de armonía” en vez de ser usada para fomentar el odio”.

Adam Dieng es el Asesor de la ONU para la Prevención del Genocidio.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las amigas

Creo que todo el mundo conoce ese estudio de una prestigiosa universidad británica (no diré para no hacer propaganda) en la que insiste que “si los hombres quieren tener buena salud deben casarse y las mujeres debes seguir relacionándose con las amigas”.image

Bien, que la red de apoyo social es imprescindible para tener una vida equilibrada y saludable, no es ninguna sorpresa, las personas somos seres sociales y necesitamos estar en contacto con otros para sentirnos bien… Que el estudio diversifique las necesidades según el sexo ya es otra cuestión.

He tenido la experiencia vital de tener una “buena red de apoyo social”. Sin amigas, sin cariño, sin atenciones, mi día a día habría sido más duro, más triste, más solitario.

Debo dar las gracias a todos por su amistad. Sois ¡un tesoro!  de los que NO cotizan en Bolsa pero que NO hay palabras para explicar. Gracias.

Publicado en acuarelas | 2 comentarios

Palabras.

Cada vez me sorprendo más del poco vocabulario que las personas utilizamos en nuestro día a día. Utilizamos palabras comunes para no precisar lo que queremos decir, quizás por ignorancia o por pereza o ¿porque consideramos que “los otros” no nos van a entender si hablamos bien?

1968-r Hay palabras que se degeneran con el uso y pasan a significar otra cosa distinta de lo que eran originalmente. Un ejemplo es la palabra “facha”. En español significa: “figura, aspecto, traza”, “tener buena facha” es sinónimo de ser elegante,  tener un buen porte.

Pues ahora es como un insulto con connotaciones políticas. No entiendo cómo ha ido a parar esa palabra al baúl de los insultos cuando significaba algo completamente distinto.

Cuidar nuestro vocabulario es algo que denota buen gusto. En la película My fair Lady, cuando en las carreras de Ascot la protagonista exclama “mueve tu asqueroso culo” (refiriéndose al caballo, porque no avanza como ella quiere…,) deja claro que no es la dama que aparenta. Insultar nunca es demostración de buen gusto.

Publicado en Comentarios | 2 comentarios

¿Es cliente?

Siempre pensé que los bancos con un tipo de negocios que se dedican al comercio del dinero, prestan, nos lo guardan y negocian con él.

A primera hora de la mañana y como había bajado la temperatura, me apetecía un café calentito, me dispuse a tomarlo pero fue entonces cuando me di cuenta de que solamente llevaba un billete de 50 euros y no me pareció bien pedir un café para pagar 1,10 €.

Me dirigí a una sucursal bancaria de ámbito nacional, a pedir que me facilitaran el cambio. “¿Es usted cliente de esta entidad?” y contesté que no. “Entonces, no se lo podemos cambiar”. Ante mi sorpresa me fui y probé en otras TRES sucursales más de distintos bancos, (ya se sabe que todos están junto) y me volvieron a hacer la misma pregunta. “¿Es usted cliente?” y ante mi respuesta negativa, me denegaban la petición. Estaba claro que no iba a poder tomarme el café.

Al final, probé en una Caja de Ahorros, en ella no me pusieron ninguna pega para cambiar e billete…, Me planteé qué tipo de negocios “espanta a posibles clientes” con esas exigencias…

Publicado en Comentarios | 8 comentarios

Idioma

Mi amigo siempre me hace reír con sus chascarrillos y “problemas”. Me contaba un día que había ido a un comercio grande donde quería comprar una fragancia para su chica, por aquello de que siempre encontraría más surtido que en la tienda del barrio.image

Llegó decidido a comprar el perfume y se colocó las gafas para ver, porque no reconocía el envase del producto que buscaba. Según cuenta él, cuando estaba limpiando sus gatas, una señorita se acercó para preguntarle: “¿En qué le puedo ayudar?” Muy decidido dijo “o ye” pues era la marca que su mujer quería. Ante la cara de duda de la dependienta, se lo repitió: “O ye”.  “Le oigo perfectamente señor”, repuso la muchacha. “Que quiero un frasco de “O ye” dijo mi amigo”.

Entonces tuvo claro la muchacha lo que le pedía mi amigo, era un frasco de colonia “Eau jeude” la colonia para su mujer…, Cuando me lo contaba se reía pero me aseguraba que había pasado mucha vergüenza. Hay que aprender idiomas.

Publicado en Comentarios | 4 comentarios

Lenguajes

El lenguaje en el ser humano, es el medio de comunicación por excelencia y tratamos de ampliar nuestros vocabularios en distintos  idiomas que pueden facilitar dicha comunicación. Sin embargo, resulta curioso que nos empeñemos en hablar de forma local como pueblerinos o rústicos que solo conocen un reducido número de palabras o que solo se pueden comunicar con sus vecinos.

imageSi la comunicación es entenderse, habrá que facilitar el lenguaje (como se decía en clase de lengua, el código). Cuanta mayor sea el número de personas que lo conozcan mejor será la comunicación. Porque conocer el habla local es adecuado para que no se pierda, pero muy limitado.

Nuestro idioma español, no solo es muy hermoso, sino que también es muy rico en vocablos similares, sinónimos o parecidos: “pueblerino, rústico, paleto, aldeano, campesino, paisano, etc. etc. “, así que utilicemos nuestra riqueza lingüistica que es un tesoro.

 

Publicado en Dibujos, Uncategorized | 2 comentarios

Temor

Muchas veces tenemos miedo, pero un miedo suave, como que pasa de puntillas por nuestro lado. Tenemos miedo de no poder comprar las entradas de un espectáculo, de llegar tarde a…, de hacer “corto” en las previsiones de comida para nuestros invitados o cosas similares.

Pero cuando anticipamos un hecho que no ha sucedido y pensamos sus posibles consecuencias (casi siempre negativas) nos preocupándonos y tememos. Ese temor es mucho más fuerte.

Nuestros pensamientos son los que nos hacen “sufrir”, porque anticipar las situaciones es algo bueno para nuestro funcionamiento habitual, pero cuando la anticipación lleva pensamientos negativos (no podré…, no seré capaz…, me van a dar un diagnóstico negativo, etc.) eso resulta tan incapacitan para la persona que le impide seguir con su vida diaria.

Busquemos el modo de cambiar nuestros pensamientos, así seremos más felices y estaremos más sanos.

 

 

Publicado en Comentarios | 5 comentarios