Brujas.

No me refiero a la ciudad belga del mismo nombre ni a esos personajes de los cuentos infantiles que vuelan montadas en escobas y tiene verrugas el la cara o joroba. Me refiero a las personas que envenenan a otras con sus comentarios, con sus dobles intenciones, con sus medias palabras…, dando a entender…

IMG_20171130_120527.jpgY es una pena que haya personas tan retorcidas que buscan hacer daño. Personas que, bajo la apariencia de amistad o de cariño, se aprovechan de la buena voluntad de otras que se dejan aconsejar…

He vivido un caso claro. Había que vaciar una casa, pero el espolio fue im-pre-sio-nan-te. Lo pongo así porque vi cómo las mejores prendas (muebles, ajuar de ropas, cubiertos, cuadros, objetos de valor más o menos significativo, etc.) fueron “engordando” los recursos de esas supuestas amigas, que luego volvieron una y otra vez hasta dejar todo “pelado”.

Creo que las cosas solamente son cosas, lo que realmente importa es lo que se ha vivido con ellas, los recuerdos, las fotografías. Al fin y al cabo, todos tenemos demasiadas cosas en casa que no necesitamos.  y tarde o temprano, deberemos “vaciar los armarios”.

 

Anuncios

Acerca de tinteroypincel

Me gusta la Naturaleza, la literatura, el dibujo, la pintura y los niños. Estar con mis amigos y contar historias, reír y hacer un pocos más fácil la vida a los demás.
Esta entrada fue publicada en Dibujos. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Brujas.

  1. grojol dijo:

    Muchas veces no creemos en ellas, sobre todo si se las conoce solo de oídas, pero… como dicen los gallegos: “haberlas haylas” y, en ocasiones, muy cercanas. Mi experiencia me dice que tienes razón.
    Un abrazo.

  2. Claro que tienes razón, y lo vemos a diario en la vida real. ¿Brujas? por todos lados, y brujos también. Un beso me encantó la ilustración. Como siempre mi cariño.

  3. Esas personas solas por sí solas no hace daño. Pero siempre hay alguien dispuesto a escucharlas a seguirle la corriente. Si todos hiciéramos como Sócrates cuando alguien se le acercó a contarle algo sobre uno de sus alumnos todo sería distinto. El filósofo preguntó: ¿Es verdad lo que me vas a contar? ¿Qué dice de la virtud? Y ¿Tiene algún valor?
    Casi siempre esas brujas responde mal o negativamente a estas cuestiones. Yo aplico este método y cada vez es más difícil que se me acerquen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s