Lo escuché desayunando

He cruzado España en el coche, tranquila, parando en lugares que no eran turísticos pero en los que me apetecía conocer a sus gentes. He ido desde el Sur hasta el Norte.

Paré a desayunar en un hostal a las afueras de un pueblo. Lo bueno de viajar sola es que tu silencio te permite oír las conversaciones ajenas aunque no quieras y puedes conocer lo que piensan las personas cuando creen que nadie ajeno les escucha.

imageAllí había un hombre que contaba: “Yo cuando era chico tenía un pico de estómago sin estrenar. Nunca le había entrado comida hasta allí. Cuando fui a Madrid lo estrené, pude comer todos los días. Trabajé mucho, pero comía. Fueron años duros pero salimos adelante.

Con los ahorros que fuimos juntando mi mujer y yo, empezamos a arreglar una casita que mis suegros tenían aquí en el pueblo y que le dieron a mi mujer. Ahora que me he jubilado nos hemos vuelto a vivir aquí.

Yo, que nunca me he metido con nadie ni me he visto en juicios ni cárcel, ahora me están liando. Me piden documentos, permisos y demás papeles porque dicen que la casa que heredó mi mujer es ilegal. ¡Pero si tiene más de 100 años, cómo va a ser ilegal!”

Me quedé pensando. A veces, “alguien” se dedican a buscar “los tres pies al gato” para sacar réditos y tributos.

Por tinteroypincel

Me gusta la Naturaleza, la literatura, el dibujo, la pintura y los niños. Estar con mis amigos y contar historias, reír y hacer un pocos más fácil la vida a los demás.

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s