Piscina y educación

Todos los comportamientos nos reflejan y nos delatan, nada se escapa a una buena observación. Si hablamos a gritos, arrojamos papeles, colillas, o cualquier “cosa que nos sobra”, siempre hay alguien que puede fijarse en ello.

Un recinto que da mucho juego para la observación son las piscinas, especialmente las comunitarias. Si hay niños que chapotean, salpican o juegan con pelotas o flotadores gigantes, nadie les llama la atención (Salvo que haya algún socorrista como autoridad)

Pero lo peor de todo es que no se respeta el espacio personal, te colocan la toalla pegada a la tuya, oyes sus conversaciones telefónicas o las demandas de “quiero merendar”…, “si solo son las 4 y acabas de comer…”, “pero quiero merendaaar…,” así, a gritos, y la madre cede y le da la merienda que mordisquea y luego la tira para seguir salpicando o molestando a los bañistas.

Los hijos que no respetan el espacio personal son el reflejo de la mala educación de los padres…, y como diría el proverbio: “con esos bueyes tenemos que arar”

Por tinteroypincel

Me gusta la Naturaleza, la literatura, el dibujo, la pintura y los niños. Estar con mis amigos y contar historias, reír y hacer un pocos más fácil la vida a los demás.

5 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s