Camiones.

Hace muchos años el cantante Loquillo cantaba: «Yo para ser feliz quiero un camión». Las cosas cambian y posiblemente, ese cantante ya no recuerde la canción ni que mi hija pequeña cantaba la letra por el pasillo de casa a voz en grito. Letra que podía resultar un poco inadecuado para una niña de 6 ó 7 años.

En mi trabajo, he tenido que conducir muchas horas (pero no con un camión sino con un turismo) y claro, cuando una conduce en tantas ocaciones y a tantos sitios, le pasa de casi todo. Mis dos hijos pequeños y yo, hicimos un viaje cruzando la península ibérica desde Sevilla hasta Zaragoza. Las carreteras no eran como ahora, solamente el «cruce de Madrid» tenía autopista y cuando llegábamos a la Nacional II, respirábamos pensando en que ya solo quedaban cuatro horas de camino.

No se si fue un despiste o qué pasó, no llovía, pero un turismo que iba delante, hizo una maniobra rara y yo pequé el volantazo para esquivarlo. Dimos tres vueltas de campana y el coche se quedó «ruedas arriba». No se de dónde salieron, pero unos camioneros nos ayudaron a salir del coche enderezándolo. Milagrosamente, no nos había pasado nada a los ocupantes. Todos ilesos, con magulladuras pero los tres bien. «Señora, si ya están bien, nosotros tenemos que seguir la ruta», esas fueron sus palabras…

Cuantas veces me he acordado de aquellos ángeles que nos salvaron.

Por tinteroypincel

Me gusta la Naturaleza, la literatura, el dibujo, la pintura y los niños. Estar con mis amigos y contar historias, reír y hacer un pocos más fácil la vida a los demás.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: