Opiniones.

Somos un grupo de amigas que charlamos tranquilas tomando café. Los comentarios pasan por anécdotas divertidas que nos han sucedido y siempre hay algún chiste.

Una de ellas comenta que, en una ocasión, alguien les regaló una importante cantidad de dinero a un pequeño equipo de sanitarios y nos pedía nuestra opinión sobre la motivación de ese comportamiento.  ¿sentimiento de culpa…, limpiar la conciencia…, desentenderse del problema para que otros hicieran un trabajo incómodo…, no era “dinero limpio”…?

Los comentarios no se hicieron esperar, desde la sorpresa o la envidia mal disimulada por no estar entre el grupo de las afortunadas que habían recibido ese  regalo. Todas decíamos algo. Había razones fundadas e interpretaciones diferentes, justificaciones y opiniones contrapuestas.

img_1333

Me paré a pensar, ¿solamente se pueden entender las buenas acciones si van acompañadas de segundas intenciones? Quizá el que estaba donando esa cantidad, ¿llegaría a pensar en todas esas “razones ocultas” que otros le achacarían?.  Si hubiera sido así, tal vez no lo hubiera regalado.

Está claro: “pueblo pequeño, infierno grande”

 

 

 

Anuncios

Acerca de tinteroypincel

Me gusta la Naturaleza, la literatura, el dibujo, la pintura y los niños. Estar con mis amigos y contar historias, reír y hacer un pocos más fácil la vida a los demás.
Esta entrada fue publicada en Pinturas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Opiniones.

  1. Así es, en los pueblos pequeños no hay noticias, y hay que crearlas de alguna forma… Muy interesante tu reflexión. Pero aún más interesante tu pintura. Preciosa!

  2. Borgeano dijo:

    Es más habitual de lo que piensas. Cuando yo salí de viaje (viaje que, de alguna manera, después de cuatro años, aún llevo adelante), muchos me preguntaban “¿De qué huyes?”. Era ridículo ¡Sólo quería viajar, conocer el mundo, vivir! Pero no hubo caso, para muchos (supongo que hijos de una psicología de segundo grado, donde todo tiene que tener una razón subyacente y nietos de una moral de peor calaña aún, no podían entender que alguien hiciera algo porque sí, porque le gustaba o porque le hacía sentir bien). Creo que este caso que nos cuentas es similar.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s