El ascensor.

Hacía calor, unos 30 grados, así que decidí subir en ascensor desde el garaje hasta la vivienda (son seis plantas). Al llegar a la planta calle, entraron cuatro personas más, dos adultos, una adolescente, todos ellos “lucidos”(por no decir gordos) y una niña de unos 3 años, menudita. En esa planta se quedaron algunas personas… Sigue leyendo El ascensor.

¡Estas como una cabra!

Eso me han dicho, y todo porque he comentado que habia empezado un cursillo de caligrafía, si, si, con plumilla, manguillos, tinta china… Me entusiasma la idea, no esa de estar como una cabra, (que por cierto, ¿de dónde saldría esa expresión?) Sino de aprender a escribir con paciencia, por el placer de hacer las… Sigue leyendo ¡Estas como una cabra!

Encaje de bolillos

Siempre se consideró una artesanía antigua, las mujeres en las poblaciones pequeñas, después de terminar sus tareas domésticas,  se sentaban a la puerta de sus casas a hacer labores y las más habilidosas hacían encaje de bolillos. Claro que eso pasaba cuando no había televisión, ni internet, ni esas cosas que hoy día tenemos, por… Sigue leyendo Encaje de bolillos